El fenómeno revisionista en España: en torno a Pío Moa (VII)


La Historia complica nuestro conocimiento del pasado; la conmemoración lo simplifica, puesto que su objetivo más frecuente es procurarnos ídolos para venerar y enemigos para aborrecer.

(Tzvetan Todorov)

El franquismo nostálgico militante de Pío Moa, o el franquismo como democratizador de España.

Hoy concluímos nuestro repaso al fenómeno revisionista poniendo de relieve las intenciones y principios que mueven la obra de Pío Moa. Haciendo balance personal del franquismo (a la cual también ha dedicado un libro) realiza una justificación del régimen a varios niveles, mediante el uso de ucronías y valoraciones morales que debemos mencionar aquí.


Para Moa:

  «no cabe conceptuar el franquismo como paréntesis oscuro y vacío entre la república y la democracia actual, pues ésta procede directamente de él, y su estabilidad descansa en la base social y económica creada por él, que facilita encauzar las tensiones sociales sin demasiados sobresaltos»[1]

Esta es la posición que defenderá en Franco. Un balance histórico (2005): una nueva lucha frente al «escamoteo» de la «verdadera figura» del generalísimo. El juicio benévolo hacia la dictadura alcanza su cenit en la siguiente ucronía:  
«la victoria de Franco en la guerra civil salvó a España de una traumática experiencia revolucionaria» y «su régimen la libró de la guerra mundial».

 Está hablándonos de la mitología triunfante sobre la entrevista de Hendaya (23 de octubre de 1940) que el régimen empezó a difundir una vez que Franco retiró a su cuñado, el germanófilo Serrano Suñer, la cartera de asuntos exteriores, en septiembre de 1942, al comprobar que Alemania no las tenía todas consigo para ganar la Segunda Guerra Mundial. Una mitología realizada a posteriori, pues todo indica que Franco deseaba incorporarse al conflicto para ampliar sus posesiones africanas a costa de la Francia de Vichy, pero obtuvo la negativa de Hitler por diversas razones de orden material y estratégico.

Las conclusiones de Los mitos de la guerra civil son claras:  

«Con todos sus elementos negativos, y a pesar de la imagen nefasta cultivada por sus enemigos en estos últimos años, su balance final me parece muy positivo, e infundada la mayoría de las críticas a él que hoy circulan como verdades inconcusas»[2].

Emplea un lenguaje pretendidamente ecuánime. Pero se trata de la realización de una obra propagandística que funciona para re-ideologizar la historia y forzarla a presentar posturas equidistantes. Asimismo es un intento por blanquear y relativizar las responsabilidades de la derecha monárquica y conservadora en la aniquilación del régimen republicano y, finalmente, es un impulso para desvirtuar el debate público sobre el pasado de nuestro país, introduciendo lecturas presentistas que re-actualizan las visiones maniqueas sobre este conflicto social y político.

Lo más grave es que la obra de los revisionistas ha contribuido negativamente a dar una imagen distorsionada y completamente irreal de estado actual de las investigaciones históricas, dando a entender que existía una brecha gremial entre una suerte de historiadores académicos-oficiales-universitarios y un variado grupo de pretendidos historiadores opositores al pretendido canon. Nada de esto es cierto, por más que la ideología de lugar a otros debates historiográficos, que no hemos entrado a valorar puesto que prácticamente todos están en contra de este revisionismo, al márgen de ideologías y la notable excepción de Stanley Payne (aunque esto no convierte al norteamericano en revisionista, ni muchísimo menos).

No deberíamos olvidar que por encima de todas estas disquisiciones, fue el golpe de Estado y su fracaso inmediato (debido a la división en que quedó el ejército, institución clave para el mantenimiento del orden en la España del siglo XX) el hecho inequívoco que provocó, en última instancia, la Guerra Civil española. Más allá de las condiciones estructurales, existe un consenso historiográfico entre conservadores y progresistas para determinar que la guerra no comienza en 1934 como insiste en defender inútilmente Pío Moa sobre un nominalismo bastante pobre de la retórica revolucionaria socialista.

La principal intención del revisionismo no pasa por establecer un serio debate científico sustentado en fuentes. Tampoco pretende el establecimiento de un debate fundamentado en distintas interpretaciones teóricas. Las obras de Pío Moa siempre han sido -pese a que Stanley Payne asegure lo contrario- un modelo de propaganda tendente a establecer una confrontación sin matices entre quienes actuaron bien y quienes actuaron mal. Un maniqueísmo eticista que rindió muy bien en cierta industria periodística (Libertad Digital, La Razón, ABC, Intereconomía) durante los años de gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero. Sólo en este contexto histórico podremos comprender la producción de Pío Moa.

El fortísimo apoyo editorial, periodístico y televisivo que ha recibido la obra de Moa nos permite negar de forma categófica una pretendía «conspiración del silencio» o una «persecución programada» del entorno académico contra estos autores. Como apunta, aquí con razón, el profesor Tapia: no se hizo caso a esta literatura debido a su escasísima calidad científica

Sin embargo, pese a que Pío Moa ha reducido su participación en los medios, la actual polémica en torno a la elaboración del Diccionario Biográfico de la Real Academia de la Historia demuestra el gran interés que los sectores políticos conservadores siguen teniendo en torno a la Guerra Civil. Uno de cuyos objetivos sigue siendo eternizar las viejas visiones sobre la guerra y ocultar la naturaleza anti-liberal del franquismo.

Apuntaba con razón Enrique Moradiellos que el debate sobre la memoria va más allá de cuestiones terminológicas o epistemológicas: se trata de un problema de construcción de identidades colectivas que requiere demarcar  la prioridad de un sentido de justicia. Que implica, necesariamente, un deber cívico y moral con las víctimas de cualquier conflicto[3]

Resulta irónico que quienes más han reclamado el «retorno al pacto de silencio» y del «consenso de la Transición» para no reabrir heridas, hayan fomentado de este modo el desarrollo de la literatura maniquea sobre la Guerra Civil. Queda mucho aún para que el tiempo neutralice del debate ideológico presente el conflicto central de nuestro país durante el siglo XX. Ha sido cierta industria de medios de comunicación la más interesada en activar los elementos para un estéril debate público de buenos y malos, fomentando el ascenso de los revisionismos. 

Frente a lo que pueda defender Pío Moa en la actualidad, ya en 1987, Stanley Payne puso los puntos sobre las íes en su libro El régimen de Franco:
  
«No sirve sugerir, como lo han hecho algunos, que se puede atribuir a Franco el mérito de haber creado la España democrática y tolerante de los años ochenta. Una dictadura no es  una escuela de democracia y Franco no fue el responsable de la democratización de España.»

Con un poco de suerte, viviremos en la próxima década una superación de los estereotipos esencialistas ideológicos de las dos Españas. Ojalá sea así. Mientras tanto, cerramos este repaso con un esquema sintético de la construcción coherentista del revisionismo en torno a la II República y la Guerra Civil, que servirá de guía para seguir cualquier polémica.








Bibliografía sobre el revisionismo:


·       Arranz, Luís: «Democracia y Segunda República, según Pío Moa», Nueva Revista de Política, cultura y arte, Madrid, 98, 2005, pp. 45-60.
·       Casanova Ruíz, Julián y Gil Andrés, Carlos: Historia de España en el siglo XX, Barcelona, Ariel, 2009.
·       Casanova Ruíz, Julián: Morir, matar, sobrevivir: La violencia en la dictadura de Franco, Barcelona,Booket, 2004.
·       De la Granja Sáinz, Jose Luís, Reig Tapia, Alberto,  Miralles, Ricardo, Aróstegui, Julio: Tuñón de Lara y la historiografía española, Madrid, Siglo XXI, 1997.
·       Espinosa Maestre, Francisco: «Agosto de 1936. Terror y propaganda. Los orígenes de la Causa General», Pasado y Memoria. Revista de Historia Contemporánea, 4, 2005, pp. 15-25.
·       Espinosa Maestre, Francisco: El fenómeno revisionista o los fantasmas de la derecha española, Badajoz, Del Oeste, 2005.
·       González Calleja, Eduardo: «La historiografía sobre la violencia política en la Segunda República española: una recosideración», Hispania Nova. Revista de Historia Contemporánea, 11, 2013 [disponible online en http://hispanianova.rediris.es]
·       Moa Rodríguez, Pío: Los mitos de la guerra civil, Madrid, La Esfera de los Libros, 2003.
·       Moa Rodríguez, Pío: Los orígenes de la Guerra Civil española, Madrid, Encuentro, 2007 (ed. orig. 1999).
·       Moradiellos García, Enrique: «Amarguras y maniqueísmos», Revista de libros, 61, 2002, pp. 14-15.
·       Moradiellos García, Enrique: «Las razones para una crítica histórica: Pío Moa y la intervención extranjera en la Guerra Civil española», El Catoblepas, 15, 2003 [disponible online en http://nodulo.org/ec/2003/n015p11.htm].
·       Moradiellos García, Enrique: «Revisión histórica crítica y revisionismo político presentista: el caso español», Temas para el debate (Ejemplar dedicado a: Manipulaciones de la historia), 147, 2007, pp. 23-28.
·       Moradiellos García, Enrique: «Uso y abuso de la historia: la Guerra Civil», El País, 31-X-2005 [disponible en http://elpais.com/diario/2005/10/31/opinion/1130713209_850215.html].
·       Moradiellos García, Enrique: 1936: los mitos de la Guerra Civil, Barcelona, Península, 2004.
·       Payne, Stanley G.: El colapso de la República. Los orígenes de la Guerra Civil (1933-1936), Madrid, Esfera de los Libros, 2006.
·       Payne, Stanley: «1934: comienza la guerra civil. En torno al libro de Pío Moa», Cuadernos de pensamiento político FAES, 5, 2005, pp. 187-192.
·       Reig Tapia, Alberto: «Ideología e Historia. Quosque tandem, Pío Moa?», Sistema: Revista de ciencias sociales, 177, 2003, pp. 103-119.
·       Reig Tapia, Alberto: Anti-Moa, Barcelona, Ediciones B, 2006.
·       Rilova Jericó, Carlos: «¿Qué te parece Pío Moa? Dos notas sobre el revisionismo y la guerra civil española», HISPANIA NOVA. Revista de Historia Contemporánea, 7, 2007 [disponible en http://hispanianova.rediris.es]
·       Sánchez Martínez, Antonio: «Pío Moa, sus censores y la historia de España», El Catoblepas, 14, 2003 [disponible online en http://www.nodulo.org/ec/2003/n014p14.htm].
·       Sevillano Calero, Francisco: «El revisionismo historiográfico, sobre el pasado reciente en España», Pasado y Memoria. Revista de Historia Contemporánea, 6, 2007, pp. 183-190.
·       Southworth, Herbert Rutledge: El mito de la cruzada de Franco, Barcelona, Debolsillo, 2011 (ed. orig. 1964).
·       Traverso, Enzo: El pasado, instrucciones de uso, Buenos Aires, Prometeo, 2011.
·       Viñas, Ángel: Los mitos del 18 de julio, Barcelona, Crítica, 2013.










[1] Cita perteneciente, nuevamente, a su libro Los mitos de la guerra civil, procedente de Sevillano Calero, Francisco: «El revisionismo…», Opus cit., pp. 183-190.
[2] Moa Rodríguez, Pío: Los mitos…, Opus cit., p. 530-531.
[3] Véase Moradiellos García, Enrique: «Uso y abuso de la historia: la Guerra Civil», El País, 31-X-2005 [disponible en http://elpais.com/diario/2005/10/31/opinion/1130713209_850215.html].
                                                       

Comentarios

Sigue leyendo...

El fenómeno revisionista en España: en torno a Pío Moa (I)

El fenómeno revisionista en España: en torno a Pío Moa (III)

Desde Heródoto hasta Zack Snyder (pasando por Frank Miller).

El fenómeno revisionista en España: en torno a Pío Moa (VI)

El fenómeno revisionista en España en torno a Pío Moa (IV)

El republicanismo blasquista: una experiencia política ante la gran crisis de sistema de la Restauración (III)

El fenómeno revisionista en España: en torno a Pío Moa (V)

La retórica "neocon" española (arqueología mediática):

La tortuosa senda de la XIII Enmienda y la abolición de la esclavitud en los EEUU en "Lincoln" (Steven Spielberg)